domingo, 20 de marzo de 2016

La tecnología ¿lujo o necesidad en Venezuela?

La tecnología es sin duda, un aspecto de la vida cotidiana que nos acerca cada día más y nos permite interactuar con infinidades de personas, en un mundo cada vez más conectado y globalizado. Sin embargo, en Venezuela, la creciente crisis económica que se ha intensificado en este último año, nos ha limitado en gran medida a acceder a la tecnología en sus diferentes manifestaciones, ya sea a nivel del mercado tradicional de computadoras, portátiles, tablas e incluso los crecientes productos como los teléfonos inteligentes, relojes inteligentes y el Internet de las cosas.

Acceder a un moderno equipo informático o computadora, es casi una odisea para la gran mayoría de los venezolanos, los cuales tienen que soportar unos niveles inflacionarios nunca antes vistos en país alguno, de igual manera la especulación agrava aún más el problema de acceder a la tecnología de punta. La falta de ofertas competitivas impiden la sana competencia en el sector y la especulación influye decididamente en los exagerados y progresivos aumento de precios. 

Es así, que cada día vemos con preocupación cómo los productos informáticos se elevan de precio y sin ningún control estatal eficiente, podemos encontrarnos con productos, como por ejemplo, un computador de gama media, puede llegar a costar entre 200.000 a 500.000 bolívares, dependiendo de sus características y sus componentes, marcas y rendimientos, esto equivale a más de 22 salarios mínimos mensual, es decir, que un trabajador promedio, que devenga salario mínimo, debe dedicar casi el ingreso de dos (2) años para adquirir un equipo de escritorio. Esto representa un enorme sacrificio para los venezolano que desean que sus hijos puedan utilizar una computadora para su educación.



Ejemplo más dramáticos se presenta en el sector de los teléfonos o celulares inteligentes, los cuales, se han encarecido a niveles nunca vistos, por lo cual se debe dedicar los ingresos de años de trabajo para poder acceder a algunos de ellos, sobre todo los de gama alta, marcas reconocidas y de última generación. Ellos pueden llegar a costar hasta 90 salarios mínimos, es decir el ingreso equivalente a   7,5 años de un trabajador promedio. Hay que decir también, que en estos sectores la falta de oferentes confiables, el mercado especulativo de dólares para importación e inclusive revendedores inconscientes afectan al mercado tecnológico de los celulares, encontrándose muchas veces las tiendas dedicadas a este negocio, sin mercancía que ofrecer a este creciente mercado  .



Las consecuencias de estos altos precios en los productos tecnológicos, influyen fundamentalmente, en el venezolano, en cuanto a que nos vamos quedando resacado en este mercado tan dinámico y en el cual, la competitividad es fundamental, para aprovechar de manera sólida los aportes que nos brindan este campo tecnológico, en nuestra vida personal y laboral.

Durante muchos años, Venezuela ostentaba un lugar privilegiado entre los países suramericanos con alta penetración tecnológica a nivel de telecomunicaciones (celulares), cobertura digital, masificación de banda ancha (Internet) y amplias posibilidades de adquirir tecnología como computadoras y tablas. Todos estos beneficios se han reducido a su mínima expresión. 


  
Hablemos de SIG, Actualizado en: 17:53:00