domingo, 5 de junio de 2016

Tragedia en el Mediterráneo y sus rutas de la muerte

Muchos hemos oído lo hermoso y apasionado del mar Mediterráneo, ese gran cuerpo de agua que separa la Europa de África y el Medio Oriente. Ese eterno mar, que en su pasado histórico contempló  grandes hazañas heroicas, muchas ellas recreadas en una forma imaginaria y poética por el ingenio humano. Lugar de grandes luchas y eternas guerras, que siempre han formado parte de nuestra historia y que hoy en día más que nunca, están en los titulares y la voz campante de todo el mundo globalizado.

En la actualidad, es en este mar donde se vive la más sangrienta tragedia de este siglo reciente. Intentar analizar desde el punto de vista crítico esta situación, nos conlleva a una gran reflexión, del ¿por qué? de las cosas, de cómo el ser humano busca de todas las formas posibles sobrevivir a las adversidades. Este mundo lleno de desigualdades, donde la miseria y muerte de unos no corresponden a la solidaridad de otros, en donde existen pueblos enteros diezmados por gobernantes totalitarios, y que prefieren la aniquilación a expensa de su permanencia en el poder.

Las nuevas teorías evolutivas de la humanidad, ubican nuestro origen probable en el continente africano, no se sabe el motivo, pero ese deseo tan humano de buscar lo desconocido y el ansia de zacear necesidades evidentes e incluso la búsqueda de la sobrevivencia, nos impulsó a recorrer grandes distancias y poblar este vasto mundo. La adaptación al medio ambiente, en el transcurso de muchos años, produjo cambios significativos en el hombre, creándose diferencias notorias que nos separan y dividen en pequeños grupos con intereses diferentes.

La imagen fatal de un niño sirio (“Aylan Kurdi”) muerto en un naufragio ocurrido cerca de las costas de Turquía, revoluciona las redes sociales en forma inmediata, como si la noticia fuera más importante que el hecho de perder la vida, sin una razón lógica. Este revuelo informativo va perdiendo, como siempre ha pasado, su presencia hasta desaparecer fugaz y tenue en nuestra mente. Son casi a diario, la ocurrencia de los naufragios, la mayoría de ellos producen decenas de muertos, familias enteras mueren en esas rutas sangrientas, los gobiernos y la comunidad internacional aportan poco o casi nada a la solución de este conflicto.

Principales naufragios de  los últimos años.


En el año 2015, cerca de 3.700 migrantes mueren ahogados en naufragios, la mayoría de ellos huían de conflictos y guerras en sus países de origen. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM): unos 700 migrantes mueren cruzando el mar Egeo, para ir a Grecia y cerca de 3.000 migrantes mueren en el Mediterráneo, en un intento desesperado por alcanzar las costas italianas.

En lo que va del 2016, más de 1.400 migrantes y refugiados del norte de África y Medio Oriente se han ahogado en naufragios en el Mediterráneo, tratando de llegar a Europa en búsqueda de un mundo mejor, utilizando embarcaciones inadecuadas para navegar, con sobre peso y exceso de personas a bordo.  Muchos de ellos, han sido inescrupulosamente motivados por personas inconscientes, para abordar esas embarcaciones por unos cuantos euros.

Según las Naciones Unidas, la ruta que lleva del norte de África a Italia, se ha convertido en la más mortífera del mundo. Los naufragios suceden casi todos los días, debido a que personas inescrupulosas aprovechan las necesidades de seres humanos que huyen de situaciones violentas, en sus países de origen,  para embargarlos en condiciones infrahumanas y recorrer las rutas más peligrosas del mar con un riesgo alto de naufragar.
 
Esas personas que comercializan con el dolor ajeno y que felicitan rutas de escape a Europa, sin control y al margen de las leyes internacionales, son culpables por los naufragios y  en consecuencia de sus muertes. 


Mapa del Mediterráneo y sus rutas de la muerte
Mediterráneo y sus rutas de la muerte

A continuación se enumeran los principales naufragios con víctimas fatales ocurridos en los últimos años en el Mediterráneo. 

  •  En el año 2013, el naufragio ocurrido cerca de la isla italiana de Lampedusa, produjo alrededor de 700 personas muertas, entre ellos numerosas mujeres y niños. La embarcación provenía de Libia.
  • Una embarcación que había partido el 6 de septiembre de Damiette, en Egipto, se hundió el 10 de septiembre del 2014, frente a las costas de la isla de Malta. De los 500 inmigrantes que viajaban en el bote, solo nueve consiguieron salvar la vida.
  • Una embarcación que transportaba al menos a 250 emigrantes africanos naufragó antes de alejarse de la costa cerca de Trípoli, capital de Libia, un total de 164 personas se reportaron como desaparecidas.
  • En febrero de 2015, un total de 330 inmigrantes fallecieron en tres embarcaciones inflables, con las que pretendían cruzar el Canal de Sicilia y llegar a Italia. Los pocos sobrevivientes contaron que habían pagado mil dinares (cerca de 650 euros) a los “coyotes” mercantes de seres humanos.
  • En abril de 2015. Al menos 400 personas murieron en el naufragio de un barco con decenas de inmigrantes en aguas libias. La Guardia Costera italiana rescató a 144 personas.
  • En abril de 2015.  El naufragio de un barco de migrantes al sur de Creta, con cientos de desaparecidos y el hallazgo de 117 cadáveres en una playa libia.

Crisis en Siria.


La guerra civil en Siria ha provocado un efecto devastador en sus ciudadanos, y el mayor éxodo del siglo XXI. Desde que el conflicto comenzó hace más de tres años, se han registrado alrededor de 3,2 millones de refugiados y 7,6 millones de personas que han huido de sus hogares dentro del mismo país, según datos de la ONU, en total, más de diez millones de personas han huido de los combates y las bombas en este país.

Esta crisis de los refugiados sirios a agravado más la situación de los naufragios en el mar Mediterráneo, debido a que un número cada día mayor de refugiados, intentan ingresar a Europa por vía marítima utilizando para elllo, embarcaciones en condiciones inseguras para el traslado de personas.

Empezar una nueva vida.


Para los refugiados de los países en conflicto, llegar a Europa es el inicio de una nueva vida, pero muchos de ellos en muy poco tiempo son deportados y terminan viviendo en condiciones de pobreza estrema en países como Turquía o Grecia, en donde sobreviven con muy pocos recursos y sin ninguna ayuda internacional. Esta situación empeora y agrava la crisis migratoria europea, que por falta de voluntad política y de apoyo de organismos internacionales, no sabe cómo afrontar la peor crisis humanitaria después de la II guerra mundial.

La solución no es sencilla, ni a corto plazo, todo parte de la idea de trabajar en conjunto, para buscar la salida viable a los conflictos armados que están diezmando a las sociedades del norte de África y Medio Oriente.

Estos países y sus gobiernos deben ofrecer a sus ciudadanos la oportunidad de vivir en paz y en armonía, no es suficiente ostentar el poder para sus propios beneficio, la visión es crear un futuro más prospero para nuestros hijos. Es tiempo de dejar a un lado las diferencias políticas, sociales y religiosas y unirnos por un mundo mejor.



Hablemos de SIG, Actualizado en: 16:43:00