miércoles, 13 de septiembre de 2017

SMART CITY RETOS PARA AMERICA LATINA

"La filosofía Smart City reside en aunar, mediante una adecuada planificación, todos estos conceptos con la finalidad de convertir las ciudades en espacios sostenibles, innovadores y eficientes, en los que el ciudadano debe ser el eje del cambio y el principal beneficiado del nuevo paradigma urbano”. (Juan Costa)


SMART CITY. SU ORÍGEN.

Esta visión innovador se remonta al siglo pasado, ya en los años 50 empezaron a surgir los primeros estudios relacionados a los aportes de las nuevas tecnologías a la sostenibilidad de las ciudades y su interrelación con el medio ambiente  (Haring, 1956) (1), pero es en los últimos treinta años, con el acelerado crecimiento urbano,  cuando se le da su importancia, surgiendo muchos estudios y publicaciones para estructurar lo que hoy en día se conoce como uno de los grandes retos modernos: la sostenibilidad de las grandes ciudades.
Uno de los antecedentes más valioso, lo conforma el estudio realizado por La Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, para evaluar el impacto de hombre sobre el medio ambiente (informe Brundtland) (2), realizado en 1985. El estudio incluyó la primera definición conocida de desarrollo sostenible, como:
 “aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las de las generaciones futuras”.
A medida que el concepto de "Smart City" evolucionaba hacia una red de soluciones para cumplir con las premisas del desarrollo sostenible, grandes multinacionales de la tecnología, entre las cuales están: IBM, Cisco, Siemens y Microsoft, abonaron el camino para aprovechar económicamente el concepto de “Smart City”,  empezaron a fabricar soluciones a problemas que no se habían considerado como tales hasta ese momento.

SMART CITY. CONCEPTO.

Aunque una “Smart City” pudiera definir lo que debería ser una ciudad ideal, este concepto nunca ha estado muy claro, sus mayores críticas están centradas en sus orígenes ligados a las grandes corporaciones tecnológicas, cuyo objetivo principal es lucrarse a base de vender tecnología innovadora a los gobernantes de las ciudades.
 “Smart City”, es un término inglés  que define una “Ciudad Inteligente”,  su característica principal es la aplicación eficiente de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), con el objetivo  fundamental de proveer a la ciudad de una infraestructura capaz que garantizar: un desarrollo sostenible y un mejora de la calidad de vida de los ciudadanos (3).
Este concepto innovador de ciudades, exige nuevas formas de planificación y gestión, liderada por gobierno comprometidos a implementar políticas claras de inversión social, dirigidas principalmente a mejorar la calidad de vida del ciudadano, a la par de afrontar los problemas complejos presentes en las grandes ciudades, como son: movilidad, vivienda, espacios públicos, ordenamiento territorial, comunicación, contaminación ambiental, inseguridad, servicios públicos deficientes, educación, salud, desempleo, entre otros.

“Una Smart City está conformada por un conjunto de sistemas complejos de diferentes tecnologías, que ayudan a implementar soluciones inteligentes, para resolver problemas complejos de sostenibilidad en las ciudades modernas”



 SMART CITY. SU EVOLUCIÓN.

El siglo XX se caracterizó por una expansión desproporcionada de las grandes ciudades, constantes oleadas de migraciones desde el campo a las áreas urbanas, han contribuido al aumento de sus problemas de sostenibilidad. Estudios realizados por el Banco Mundial, estiman que el crecimiento urbano se mantendrá progresivamente elevándose hasta llegar a niveles del 80% del total de la población mundial.
En un futuro no muy lejano, los problemas de sostenibilidad de las grandes metrópolis, exigirá mejorar radicalmente la forma de gestionar los recursos naturales y la utilización eficiente de la tecnología para poder sustentar el crecimiento urbano.
 Bajo este criterio, se requiere la visión innovadora y revolucionaría del concepto de “Smart City” para ser aplicado y poder afrontar los grandes retos de las ciudades del futuro.
En sus inicios, la visión “Smart City” consistió principalmente en la implementación de tecnologías y su uso eficiente,  para transformar las ciudades, mejorar los servicios públicos, facilitar el ordenamiento urbano y lograr la eficiencia gubernamental para mejorar la calidad de vida del ciudadano.
Con el tiempo, surgió una “Smart City”, en las que el liderazgo fue asumido por las propias ciudades y sus gobernantes, comprometidos todos por una gestión clara y de calidad, creando una idea a largo plazo de lo que debería ser la ciudad del futuro, en la que la tecnología, paso a ser la pieza clave para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, pero entendiéndose la importancia de los gobernantes para lograr los cambios que se requieren.
Por último, la nueva filosofía de “Smart City”, coloca al ciudadano como foco central de esta gestión, ya que ellos interaccionan de manera activa en la consolidación y mejora de la calidad de vida. Unos habitantes capaces de detectar las necesidades reales de su ciudad, así como de trabajar en forma colaborativa con sus gobernantes, para resolver los problemas mediante soluciones efectivas y viables económicamente (4).

SMART CITY. USO EFICIENTE DE LA TECNOLOGÍA.

La principal característica de una “Smart City” es el uso eficiente de las nuevas tecnologías, para buscar un equilibrio entre los sistemas complejos que la conforman y el adecuado aprovechamiento de los recursos disponibles y de esta forma lograr mejorar la interacción del ciudadano, sus gobernantes y el medio ambiente. Entre las principales tecnologías sumadas a esta futurista visión de ciudad, están las siguientes.

·         Los SIG como herramienta fundamental de análisis de datos geográficos para identificar tendencias que ayudan a una correcta planificación y gestión territorial.
·         BigData, tecnología basada en el manejo eficiente de grades volúmenes de datos estructurados y semiestructurados, que facilitan el análisis predictivo utilizado para generar modelos complejos aplicados a la resolución de problemas complejos. Las ciudades de hoy son fuertes generadoras de grandes volúmenes de datos que pueden ser utilizados para implementar una mejor gestión.
·         Internet de las cosas, tecnología que permite la utilización de la más grande plataforma de conexión mundial para interconectar infinidades de aparatos tecnológicos, que pueden ser aplicados para una mayor vigilancia, un control eficiente de los servicios públicos y mayor capacidad de interactuar con el ciudadano.
·         Inteligencia artificial, aspectos fundamentales de robótica e implementación de procesos que mejore los servicios públicos y faciliten el uso eficiente de los recursos disponibles.
El desarrollo tecnológico en otras ciencias como: la ingeniería civil y del transporte, la nanotecnología, las energías renovables, la agricultura urbana, entre otras tantas que puedan contribuir en forma directa en la consolidación de una visión de “Smart City”.


SMART CITY. UTOPIA O REALIDAD.

El concepto de "Smart City" se sustenta sobre la base de cuatro premisas esenciales:
·      Aspectos de conservación ambiental, las restricciones energéticas y la aplicación de energías limpias.
·      La comunicación eficiente entre: los ciudadanos, gobernantes, empresas y demás instituciones.
·      El uso adecuado y compartido de bienes y servicios disponibles, con una activa participación de los ciudadanos.
·      La integración de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, que potencian el funcionamiento eficiente de la ciudad.
Para el investigador y experto Rudolf Giffinger,  una "Smart City" puede ser valorada y clasificada, según seis criterios a saber:
·      Economía: factores de innovación, emprendimiento y productividad.
·      Movilidad: sistemas de transporte moderno y vialidad.
·      Medio ambiente, equilibrio entre el desarrollo urbano y su entorno.
·      Habitantes: educación, recreación, seguridad y trabajo.
·      forma de vida, mejoras en la calidad de vida y participación ciudadana.
·      administración y gobierno: eficiencia y transparencia en el manejo de los recursos.
Estos seis criterios pueden ser medidos y comparados para identificar el grado de desarrollo presente en cada ciudad (4).
No se puede afirmar hoy, que una ciudad ha logrado implementar por completo los principios de “Smart City”, solo existen matrices de mediciones que valoran su eficiencia y aplicabilidad en cierto grado.  Muchas ciudades han podido progresar  en la implementación de soluciones tecnológicas inteligentes, para acometer los principales problemas que las aquejan, sin poder llegar a completar con éxito esa ardua tarea.
En la actualidad, solo es posible hablar de “Ranking” entre las ciudades que compiten por ofrecer mejores estándares, en cuanto a calidad de vida de sus ciudadanos, pero los problemas de movilidad, infraestructura de servicio, contaminación ambiental entre otros, a pesar que en muchos casos se han podido disminuir, gracias a la aplicación de los principios de “Smart City”, todavía no se ha logrado consolidar plenamente una ciudad inteligente.
 
“Smart City” es la visión más clara de lo que debemos hacer para tener una ciudad más humana en un futuro sostenible y limpio.

SMART CITY. EL RETO ES AMÉRICA LATINA.

La América Latina es una de las regiones emergentes con mayor índices de población urbana en el mundo, de ahí la importancia de implementa los fundamentos de “Smart City”, para lograr incrementar en forma significativa la calidad de vida del ciudadano y hacerle frente a los problemas que afrontan las principales ciudades de la región.
Problemas comunes como: los altos índices de inseguridad, el caos de los servicios públicos, precario sistema de transporte, elevados niveles de contaminación ambiental   y la falta de inversión en aspectos básicos de las ciudades, son problemas que caracterizan las urbes de la región.
Sumado a estos problemas estructurales, la región, se encuentra sumergida en una falta de liderazgo político de sus gobernantes, que muchas veces, dilapidan los pocos recursos económicos disponibles, sin la correcta inversión social y de infraestructura, necesaria para soportar políticas clara de mejoramiento de los problemas que aquejan a las principales ciudades de la región.
El reto de las ciudades de América Latina, sin lugar a duda,  es ser más competitivas, productivas y humanas, a medida que el liderazgo político y la participación ciudadana, combinen esfuerzos en un nuevo modelo de gestión más trasparente, que contribuya al crecimiento sostenible de la ciudad, en dónde el centro sea el ciudadano y la mejora continua de su calidad de vida.
Mucho queda por hacer, pero la visión “Smart City” señala el arduo camino a seguir, para la consolidación de ciudades más humana, en donde la interrelación con el ambiente permita ser sustentable en el tiempo, sin detrimento de la calidad de vida de los ciudadanos.
   
 REFERENCIAS: 

  1. https://estratic.wordpress.com/2015/09/28/el-uso-del-concepto-smart-city-a-partir-de-1956-no-de-2005/.
  2. http://www.arrevol.com/blog/que-son-las-smart-cities.
  3. http://www.endesaeduca.com/Endesa_educa/recursos-interactivos/smart-city/.
  4. https://aunclicdelastic.blogthinkbig.com/smart-city-3-0-protagonismo-ciudadano/.
  5. https://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_inteligente.
  6. http://www.creatingsmartcities.es/


Hablemos de SIG, Actualizado en: 22:02:00